Dólar alto: qué sectores ganan y cuáles pierden con la última corrección del tipo de cambio

Los firmas de rubros ligadas a la exportación festejan un dólar en alza. En los sectores atados al consumo hay cautela por un eventual traslado a precios que retraiga ventas.

La suba del dólar de la semana pasada encendió luces de alerta en todos las empresas. Pero en cada rubro, el impacto de este fenómeno es muy diferente. Mientras en el rubro inmobiliario los constructores y desarrolladores encuentran algunos beneficios, secomienza a percibir preocupación entre potenciales compradores de viviendas y por lo tanto, entre los martilleros. Hay ya un incipiente freno en el turismo por incertidumbre y se suma cautela en las grandes cadenas de venta de electrodomésticos y celulares por un traslado a los precios que retraiga la demanda. En el sector
servicios y software, en cambio, se festeja por ser un sector marcado por la exportación, igual que en las cerealeras.
Entre los desarrolladores inmobiliarios un alza en el precio del dólar no es del todo una mala noticia. El precio de la construcción en pesos es más accesible mientras aumenta el valor de venta cuando ya se tiene amortizado el costo de la tierra. Gonzalo Monarca, presidente del Grupo que lleva su apellido, dijo que “el establecimiento de la meta de inflación en 15% y el aumento del dólar son variables que inevitablemente afectan al mercado inmobiliario.
En la cotización registrada en lo que va del año, tenemos un dólar que bordea constantemente $20. Mientras no se dispare, la gente seguirá tomando créditos. Este escenario no modifica planes ni proyectos, dado que el foco de la industria sigue estando en la agenda de créditos intermedios para desarrolladores. En esa línea, Rodrigo Fernández Prieto, Managing Partner en Fernández Prieto y Asociados, explicó que “la volatilidad del dólar afecta directamente
al bolsillo del nuevo protagonista del mercado, que toma créditos UVA. Mientras tanto, la industria intenta no apalancarse en este escenario y buscar el balance. Hoy, los desarrolladores estamos en busca de más y mejores tierras, y créditos intermedios que nos permiten financiar proyectos desde el vamos”.

En grandes desarrolladoras como IRSA, aseguran que la suba del dólar no modifica en nada los proyectos que están en marcha. “Construimos centros comerciales y edificios de oficinas, principalmente. Son proyectos a muy largo plazo y estratégicos”, dijeron desde la firma. En las inmobiliarias, en cambio, ya se observó un freno en la demanda. Armando Pepe (presidente del colegio inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires), opinó que hay “un parate” en la demanda por la fluctuación del dólar. “La gente está preocupada. El que busca inmueble se da cuenta que necesita más pesos”, explicó. El titular de la inmobiliaria Le Blue, Mario Bleu, en cambio, limitó las preocupaciones de los martilleros al sector que requiere de créditos para comprar una propiedad. Desde los principales bancos locales igualmente aseguran que la demanda de financiamiento sigue sostenida y que, eventualmente se puede ampliar el préstamo hipotecario.

Electrodomésticos

Entre los grandes productores de electrodomésticos aseguran “que la confianza del consumidor, las tasas de interés y el dólar son un frente de tormenta que retrae las ventas”, según un alto ejecutivo de este sector industrial.
El efecto dependerá hasta qué valor subirá el dólar ya que el consumo es afectado por dos factores, que harían caer las ventas: el alza de precios de productos y la tasa del Banco Central. “Hay que ver en qué rango se estabiliza el dólar. Si es mayor a $ 21, impacta en el precio de productos importados, que suben a la par del dólar. En los nacionales, como línea blanca, lo hace en 70% del costo. Es decir, si el dólar sube 10%, el costo de esos productos aumenta 7%, porque hay muchos componentes importados”, explicó Eduardo Echevarría, gerente de Proyecto Línea Blanca de Gfk. El sector también será afectado por la suba de tasas. “El costo de los créditos al consumo será más alto y eso terminará por empujar hacia abajo la venta de bienes durables, muy atada a las cuotas”, agregó.

Concesionarias

En las concesionarias de autos todavía no recibieron retoques en los precios, producto del alza del dólar. Según Rubén Beato, desde ACARA, debería haber algún alza en los valores que se sentirá en el mercado por la alta proporción de vehículos importados que se venden. Aún así, el concesionario advirtió que la devaluación
anterior se sobrellevó sin grandes sobresaltos, por lo que podría suceder lo mismo en esta oportunidad. “Las ventas de autos están en un nivel inexplicable, no se puede proyectar lo que sucederá porque la suba de precios no necesariamente quita ventas”, dijo. “No necesariamente se tiene que trasladar en la misma magnitud a
precios”, dijo Enrique Carrier, titular de Carrier y Asociados.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *