El ladrillo no sorprende

En estos días, muchos viven euforia y otros angustia. Algunos quisieran vender todo, y otros esperan que eso ocurra para aprovechar la oportunidad y comprar.

Lo importante es conservar la calma, no tomar decisiones apresuradas, moverse con inteligencia y analizar con especialistas los caminos a seguir.

Desde acá, solo pretendemos hacer llegar un poco de tranquilidad, y una mirada diferente, sabiendo que el ladrillo, como inversión de mediano y largo plazo, no sorprende.

Resulta interesante en estos momentos recordar que, en los últimos 70 años, solo en dos oportunidades tuvo fuertes caídas (1982-2002), que rápidamente supo recuperarse y en promedio, aún con cepo cambiario y sucesivas devaluaciones, triplicó su valor en dólares.

Frente a tanta volatilidad e incertidumbre, los ladrillos nos permiten estar a salvo y dormir tranquilos.

Hoy, más que nunca, estamos a su disposición para cualquier consulta.

Mariano Oppel,
Presidente, Oppel Propiedades.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *