Primeros apuntes del 2020

Después de concluir el peor año en el registro de escrituras se puede esperar una mejora en 2020? Se impone operar desde la micro frente a una macro que no ayudará

Sin duda el año que acaba de terminar será recordado como uno de los peores en materia de transacciones inmobiliarias, de hecho las cifras objetivas de compraventas que se conocen a partir de los escribanos de CABA y GBA dan cuenta de que son los números más bajos de los que se tenga registro.

Resultaría redundante enunciar que lo acontecido en 2019 en el mercado inmobiliario era absolutamente previsible desde el primer mes de ese año, ya que la dinámica venía impuesta desde mediados del año 2018 a partir del comienzo de una seguidilla de devaluaciones, aumento de tasas de interés y espiralización de la inflación que produjo una fuerte caída de la actividad económica y del salario e ingresos reales de la mayoría de la población que no se tradujo en una baja de precios que permitiera mantener en los mismos niveles los número de transacciones.

Ergo, y remanido: el mercado ajustó por cantidad.

Así, el nuevo nivel de equilibrio con una reducción promedio de precios de entre el 15/20 % se ubica en la mitad del número de transacciones de hace dos años atrás, cuando recién comenzaban las causas de la actual situación.

Ahora bien, ¿hay chances de que este aletargado mercado inmobiliario cobre un mayor dinamismo en este recién comenzado 2020?

A partir de las medidas de política económica que ha tomado el nuevo gobierno, difícilmente pueda esperarse para este año un crecimiento de la economía en general. Cierta recuperación del consumo concentrada en determinados productos básicos si bien obrarán en una mejor posición para aquellos que los produzcan o comercialicen, difícilmente generarán los excedentes necesarios que recaigan en inversiones inmobiliarias. Por otra parte, el aumento de la presión tributaria y de las retenciones dejará un menor saldo disponible en manos de privados para recalar en propiedades.

Niveles de inflación y tasas de interés altas, seguirán restringiendo a mínimos la capacidad de calificar a un crédito hipotecario

Así, por formación de nuevo capital o por endeudamiento, resultará entonces difícil esperar que la demanda crezca. La misma continuará reducida a aquella que sólo actúe para cubrir una necesidad impostergable y por supuesto que ya tenga los recursos necesarios para hacerlo.

Sin embargo el cerrojo a la ventanilla oficial para hacerse de dólares, que apunta a perdurar por bastante más tiempo que durante este año, es tal vez el dato más objetivo que deberá asimilar el mercado inmobiliario. Captar una parte de los excedentes que se obtengan, sobre todo de empresas, será una opción, reducida en principio, pero una opción al fin que podría comenzar a consolidarse en la medida que se ofrezca el producto adecuado a un precio realista ajustado al costo de reposición.

Transformar ese caudal inicial de pesos que acudirán por resignación a un flujo que lo haga por motivación hacia obras desde el pozo u otras de inmuebles usados ajustados en valor y en moneda nacional será el desafío a abordar por los propios desarrolladores y brokers inmobiliarios.

Pero, si bien este diagnóstico surge de una primer lectura macro del contexto económico general dentro del cual deberá moverse el mercado inmobiliario, habrá que incorporar al mismo las medidas micro que llevará adelante el flamante Ministerio de Vivienda y hábitat con el fin de mitigar el déficit habitacional. En este sentido sería saludable que con un nuevo índice de ajuste ligado a salarios se incentivaran líneas de crédito hipotecario limitadas en monto y destino con el fin de impulsar también a través de esta vía a la construcción privada.

En qué medida habrá decisiones desde este nuevo ministerio que incentiven o no el accionar del mercado es un gran interrogante que aún no está develado y que resultará central para lograr un diagnóstico más preciso sobre el mercado inmobiliario en 2020

Fuente: Reporte Inmobiliario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.